Blogia
Lazos Rotos

El mausoleo de Antonio Plasencia. Nota de prensa de la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza.

ATANLa desfachatez de los políticos canarios sólo es comparable a la de los líderes de las repúblicas bananeras centroamericanas o africanas. Su orgullo y prepotencia los lleva a que existan varias calles, plazas y demás elementos de la trama urbana de las islas que tienen nombres de políticos o empresarios en activo.

Empezamos por Ricardo Melchior, como no podía ser menos. Resulta que al actual presidente del Cabildo le han dedicado una plaza en El Socorro, en Güímar. Debe de ser por el apoyo que le ha dado a la ampliación del polígono hasta los límites de la reserva natural del Malpaís, o por el ensanche de la autopista del sur, totalmente respaldado por el Cabildo. También puede ser por haber resuelto tan bien el asunto de las extracciones de áridos, o por haber transformado a las pirámides en un parque de atracciones de Fred Olsen…

Y hablando de Fred Olsen, en San Sebastián de La Gomera, la avenida que va desde la Playa al muelle, flanqueando el nuevo puerto deportivo, se llama precisamente “Avenida de Fred Olsen”. Toda una prueba de fidelidad de una isla a la empresa que está destruyendo la loma de Tecina, en Playa Santiago, mediante la construcción de unos villorrios y un terrible campo de golf. Por supuesto, los responsables de turismo están encantados de que se construya este tipo de infraestructuras, y hacen “oídos sordos” a los problemas ambientales derivados.

A propósito de turismo, Pilar Parejo también tiene un paseo en la Caleta de Interián, en Garachico. Esto sí que es divertido. Una persona que en toda la Isla Baja ha sido criticada por sus esfuerzos concentrados en el desarrollo turístico del sur de la isla, resulta que recibe una placa en un espacio público con su nombre, como compensación.

Hablando del sur, en la Costa del Silencio tenemos otros dos ejemplos. En Ten Bel, nada más entrar, tenemos la plaza “John Huygen”, en honor al fundador de la urbanización. Pero mucho peor es el monumento a Tavío, situado en una rotonda de la avenida que lleva su mismo nombre, en reconocimiento a ser el impulsor de la urbanización. Es decir, premian al destructor de uno de los mejores lugares del sur de la isla, transformándolo en un cabaret barato para ingleses borrachos.

En La Laguna, cerca del Pozo del Cabildo, aparece un cartel del nombre de una calle, sujeto con un poste, que dice “Calle Adán Martín”. Sin comentarios.

Por último, Santa Cruz no ha querido dejar de reconocer al autor del acercamiento máximo de la ciudad a la refinería. Paralela al muro de la refinería está la Avenida Manuel Hermoso Rojas. Las guaguas de TITSA que tienen el SAE funcionando (es decir, el 10% de éstas, y encima no está bien programado el visor), anuncian “Avenida Manuel Hermoso Rojas, número no sé qué", en lugar de “refinería de Cepsa”. Es un homenaje a uno de los creadores del barrio más peligroso de Tenerife, con miles de vecinos a escasos metros de una refinería vieja.

Además, esta avenida se cruza con otra calle, también paralela a otro muro de la refinería, dedicada a José Emilio García Gómez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife, anterior al actual y posterior a Manuel Hermoso. Debemos suponer que el actual alcalde también recibirá la placa de una avenida cercana a la refinería.

Sin embargo, echamos de menos a un personaje que, por su influencia, debería de tener un mausoleo dedicado, preferiblemente en Candelaria. Se trata de Antonio Plasencia, el presidente de Fepeco y dueño de la Promotora Punta Larga. Llegará el día en el que le dediquen una estatua de 20 metros, estilo las que derribaron de Sadam Husein en Bagdad, o las de Lenin que salpicaban toda la Unión Soviética.

Fuente: Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza
Enlace: Leer la noticia en su fuente original.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres