Blogia
Lazos Rotos

Mohamed Numbría: "Nuestro pueblo no tiene miedo porque ya no podemos estar peor".

Sáhara. Autodeterminación ya.

Mohamed Numbría, activista saharaui pro derechos humanos de la población del Sáhara Occidental, fue detenido ayer por agentes de la policía secreta marroquí, que de madrugada asaltaron su domicilio en El Aaiún y trasladaron al detenido a una comisaría. Veterano defensor de las libertades saharauis y del derecho a la autodeterminación que reconoce la ONU, Numbría (El Aaiún, 1965) posee amplia experiencia en prisiones marroquíes. Encarcelado de forma continua desde principios de los años 80, el pasado miércoles habló con Diario de Avisos sobre la situación en la antigua colonia, donde Marruecos ha reprimido y encarcelado a más de medio centenar de activistas saharauis.

"Las generaciones anteriores sufrieron muchísimo porque Marruecos logró implantar el miedo, pero ahora los jóvenes saharauis tienen más decisión y no temen tanto como sus padres", explicó el activista saharaui durante un encuentro en el deprimido barrio de Casas Piedras. "No sé qué pasará pero los saharauis vamos a mantener nuestras movilizaciones porque ya no tenemos miedo de protestar por el respeto de nuestros derechos; ya no pedimos sólo que se respeten los derechos humanos sino el derecho a la autodeterminación de nuestro pueblo, como ya reconoció Naciones Unidas".

Para el saharaui detenido ayer en El Aaiún, la campaña marroquí contra la presencia de observadores internacionales en el Sáhara tiene por objetivo "esconder lo que es la realidad" de la represión violenta de manifestantes saharauis porque, aseguró Mohamed Numbría, "Marruecos sabe que la represión perjudica su imagen exterior". En este sentido, el ahora detenido afirmó que el Gobierno marroquí "tiene más problemas en el Sáhara que nosotros, que ya no podemos tener más". "Lo más grave", indicó Numbría, "es que en Marruecos no se sabe quién manda, si es el rey o el gobierno; es una situación nada clara y genera mucho nerviosismo".

Con amplia experiencia carcelaria en Marruecos, donde a partir de 1983 estuvo preso en las penitenciarías de El-Kalaâ M´Gouna (centro de retención y tortura durante el reinado de Hassan II), El Aaiún, Tánger y Agadir, Numbría consideró imprescindible que sea la ONU la que "imponga" una solución al conflicto. "No existe una clave exterior porque Marruecos es un país sin palabra, donde sus dirigentes no cumplen lo que dicen", afirmó el activista saharaui, poco optimista acerca de la implicación de países como Estados Unidos, Francia o España.

Sobre el papel del nuevo Gobierno español, que intenta hallar nuevas vías para la negociación directa entre Marruecos y Frente Polisario, Numbría fue muy crítico. "Como representante del pueblo no quiero pensar en política, pero sí decir que estamos muy decepcionados con la actitud ambigua y cobarde del Gobierno español", explicó, "porque no podemos entender qué quiere el nuevo Gobierno español cuando llegó al poder por errores del otro partido y ahora comete otros errores". En esa línea, Numbría recordó que el 72% de la población española es partidario de la independencia del Sáhara, según encuesta del Instituto Elcano.

Sin olvidar los problemas recientes surgidos a partir de la represión marroquí de las manifestaciones saharauis de finales de mayo, Mohamed Numbría incidió en la necesidad de aclarar la suerte que han corrido las aproximadamente doscientas familias que han visto desaparecer a alguno de sus miembros desde 1977. "Tenemos documentados casos de niños que fueron enterrados vivos durante los primeros días de la marcha verde [la invasión marroquí con 350.000 civiles impulsada en noviembre de 1975 por el anterior rey alauí], por eso es necesario que Marruecos juzgue a los culpables de la represión en un país que no respeta su constitución ni a su mismo pueblo".

Tampoco dejó de lado Mohamed Numbría las represalias más recientes por las manifestaciones en El Aaiún, donde los tribunales marroquíes ya han impuesto condenas por 192 años de duración. "Hemos tenido casos de niñas de un año con fracturas de muslo a las que se les negó la asistencia sanitaria en los hospitales marroquíes porque sus familiares habían participado en las manifestaciones contra la ocupación marroquí", señaló el activista saharaui sin dejar de reseñar casos de presos en régimen preventivo que han sufrido agresiones y torturas en la llamada Cárcel Negra de El Aaiún. En esta prisión de fama siniestra, heredada desde la época colonial española, permanece encarcelada la activista saharaui Aminetou Haidar, que fue detenida a mediados de junio en la sala de urgencias del hospital donde se recuperaba de una paliza.

Sobre su situación personal, Mohamed Numbría informó de que, desde 2002, carece de pasaporte, que le fue requisado por miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes para "impedir que pueda salir del país y dar a conocer el sufrimiento que padece mi pueblo". Por hechos como éste, insistió el activista saharaui, es "imprescindible" que actúe la comunidad internacional para forzar a Marruecos a respetar los derechos humanos en el Sáhara. Y dejó en el aire un consuelo que se antoja temporal: "Menos mal que nuestros jóvenes no pueden conseguir armas para defenderse de torturas y asaltos a sus casas".

Fuente: Leer la noticia en su fuente original

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres