Blogia
Lazos Rotos

La Casa.

J.L. de Benito / Artículos de opinión.- Todos los españoles aspiramos a tener “la casa”. Debe ser algo inherente a la idiosincrasia de nuestro pueblo. A lo largo de la historia, hemos intentado dos veces construirnos “la casa”, pero en ambas ocasiones los huracanes, los truenos y las tormentas de la sinrazón, unidos, quizás, a la precariedad de la construcción, hicieron que “la casa” se cayera aplastando a los que moraban en ella.

Después de la última tragedia, algunos buscaron “la casa” allende nuestras fronteras, otros estuvieron viviendo debajo de un puente esperando que la climatología mejorara para iniciar la reconstrucción de “la casa”, otros murieron añorando “la casa” y otros simplemente se adaptaron a vivir en precario y se olvidaron de ella. Pasados 40 años de penurias, el clima mejoró un poco, pero las condiciones habían sido tan duras que algunos renunciaron a “la casa” con tal de tener una chabola en la que guarecerse de los huracanes y las tormentas. Otros dentro y fuera de España, después de 75 años desde el último intento, seguimos aspirando a construir “la casa”.

Como no podría ser de otra manera y de acuerdo con nuestro carácter, cada español tiene en su cabeza una idea diferente de cómo debería ser “la casa”. Para unos debería ser roja, para otros verde, unos la prefieren grande y espaciosa, otros austera y funcional, algunos más atrevidos la prefieren rica en ornamentos y donde abunden los colores. Pero en definitiva, lo que no debemos perder de vista, es que todos anhelamos “la casa”.

“La casa”, básicamente, debe tener buenos cimientos. Unos cimientos basados en los principios de libertad, igualdad y solidaridad asegurarán que la casa no se derrumbe en cuanto haya el más mínimo movimiento de tierra. Unas buenas paredes fabricadas de laicismo, asegurarán la independencia de “la casa” y consolidarán su fortaleza frente a la sinrazón y el fundamentalismo que durante tantos siglos han impedido su construcción. Un tejado en donde los tres poderes, el ejecutivo, el legislativo y el judicial estén perfectamente ensamblados pero nítidamente separados, darán el último toque a “la casa”.

Así construida tendremos “la casa”, una casa muy básica y sencilla, pero suficiente para darnos cobijo y poder vivir con dignidad. Después podremos discutir sobre la decoración de “la casa” y sobre las mejoras o la distribución a efectuar en la misma, pero por lo menos ya tendremos “LA CASA”, nuestra casa.

Ahora no tenemos nada. Por la creación de una plataforma unitaria de partidos, asociaciones, colectivos y ciudadanos a favor de la instauración de la III República en España. Queda menos de un año. Hagamos de cada elección un referéndum. Se irán corriendo, como siempre.

¡Viva la República!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres