Blogia
Lazos Rotos

'El Día' dice que no ha dicho lo que todos hemos leído y amenaza con los tribunales a Paco Pomares.

Foros ciudadanos / Foro Ciudadano Contra la Incineración de Residuos.- Desde las 7 de la mañana Pepe Moreno comienza, desde Radio El Día, a hacer un repaso por la actualidad en un programa -no recuerdo cómo se llama- que dura unas cuantas horas. Entre las 'secciones' de este espacio se incluye un repaso por la prensa del día y, en ese repaso, además de burlarse de todos y cada uno de los titulares de la prensa de Las Palmas, siempre lee personalmente el editorial de El Día. Siempre menos el pasado jueves. Hasta a Pepe Moreno, que lleva meses haciendo chistes sobre los inmigrantes, del tipo "ya llegó la patera de las 9 de mañana" o, más desagradable todavía, montando polémicas sobre porqué los equipos de rescate llevan guantes y mascarillas; pues hasta este señor, como decimos, le dio vergüenza leer el editorial xenófobo, racista y plagado de insultos del pasado miércoles, metiéndoles un par de tijeretazos al texto. Suerte tuvo, por otra parte, de no tener que leer el del pasado sábado, porque no hace el programa los domingos, más impresionante aún si cabe.

Pues hoy El Día no sólo pretende negar la mayor, sin disculparse ante nadie, sino que amenaza con los tribunales porque, por lo visto, alguien les ha dañando nada menos que "el derecho fundamental al honor, la intimidad y la propia imagen". Así lo han dicho y se han quedado más anchos que largos. Este periódico, que un día sí y otro también anda en busca de una grave fractura social para esta tierra, insultando gratuitamente a hermanos nuestros, acusando -sin fundamento alguno- a personas y colectivos con acusaciones del tipo de que los colectivos sociales de Tenerife están pagados con "oro amarillo" porque persiguen destruir a Tenerife en beneficio de Gran Canaria, según esta línea editorial enfermiza. Eso cuando no toman la terrible deriva xenófoba y racista de estas últimas semanas, tanto desde los editoriales como desde los teclados de columnistas como Ricardo Peytaví.

El Día centra sus amenazas, son tan impresentables y miserables que nunca se dirigen a las personas por su nombre y apellidos, en Francisco Pomares, director de La Opinión de Tenerife, que ha sido uno de los pocos que ha tenido la valentía y el coraje de llamar a las cosas por su nombre, advirtiendo incluso del contenido delictivo de las arengas racistas y xenófobas de los editoriales de El Día. Ningún partido político, ni los babosos del PSOE que tanto presumen de haber defendido siempre los derechos humanos fundamentales, ha tenido el coraje de denunciar públicamente estos editoriales que tanto daño están haciendo a esta tierra. Tremenda manada de golfos no tenemos metidos en estos trillizos que nos representan en nuestras instituciones. Ante el más mínimo desliz de cualquier pequeño colectivo u organización se le tiran todos al cuello a descalificar o insultar. Pero si eso lo hace El Día, donde todos ellos pierden el culo por publicar sus insufribles cartitas dominicales, pues aquí paz y en el cielo gloria.

Si José Segura, Delegado del Gobierno que tanto habla ahora de la necesidad de no crear alarma -cuando la crisis de las pateras en Lanzarote y Fuerteventura, durante el gobierno del PePe, no pensaba así y era uno de los que más follón montaba-, tuviera dos dedos de frente, que no los tiene, sería el primero que tendría que señalar con el dedo, directamente, en los que están intentando vender más periódicos a costa del sufrimiento y la miseria de los más desfavorecidos. No con brindis al Sol, como hace todos los días, sino con nombres y apellidos, como ha hecho Francisco Pomares que debe ser consciente, porque es una persona inteligente pese a que muchas veces no compartimos sus planteamientos, que defender estas posturas no es populista, ni le va a hacer que la gente compre más su periódico. Pese a eso ha dado la cara puesto que los golfos políticos, que tienen la responsabilidad de hacerlo, no lo han hecho ni lo harán jamás.

El pasado viernes, lo cuenta un maestro de escuela, después de que el jueves medio mundo pudiera ver por televisión a un pequeño grupo de vecinos de La Montañeta insultando a unos niños inmigrantes -arengados por media docena de locos que no dieron la cara-, al llegar a una clase de primero de la ESO le dijo un un niño de 14 años: "Maestro, ¿usted sabe lo que yo haría con los negros?" Y poniendo la mano abierta sobre la esquina de una mesa dijo: "Yo les pondría la boca aquí y después les haría así", levantando el pie y haciendo el gesto de que le pegaba una patada en la cabeza con la boca abierta pegada a la esquina de una mesa. Ese es el sentimiento que se está fomentando desde periódicos como El Día que, por otra parte, como bien dice Ramón Pérez Almodóvar, después llena sus páginas de publicidad con anuncios de servicios de prostitución que, en su mayor parte, ejercen mujeres inmigrantes sometidas a la más terrible de las esclavitudes. Esa, parece ser, es una de las pocas 'inmigraciones' que no sólo apoya, sino que promociona este supuesto medios de comunicación.

Si desea ampliar la información y acceder a los enlaces e imágenes que acompañan a este artículo, toda la información se encuentra disponible haciendo clic aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres