Blogia
Lazos Rotos

Greenpeace presenta en Tenerife un estudio sobre el puerto de Granadilla.

Acción de Greenpeace contra el Puerto de GranadillaA las 10 de la mañana de hoy (hora local Canarias), martes 22 de febrero, escaladores de la organización ecologista Greenpeace han desplegado sobre un gran acantilado de la costa de Granadilla (Tenerife) una pancarta de 220 m2 con el lema Recuperemos la costa para denunciar el proyecto de puerto que quiere construirse en la zona, que supondría una de las mayores agresiones a la costa española en los últimos tiempos. Los ecologistas desplazaron hasta el lugar de la acción uno de sus barcos, el rompehielos Arctic Sunrise, para unirse a la protesta bajo el lema El puerto de Granadilla destruye la costa.

La organización ecologista Greenpeace advirtió ayer de que la lucha contra la construcción de un puerto industrial en Granadilla, al sur de Tenerife, es una prioridad para esta organización, porque "es una de las mayores agresiones proyectadas a la costa española".

A bordo del barco de Greenpeace Arctic Sunrise, que está en el puerto de Santa Cruz para participar en la campaña contra ese puerto, la responsable de océanos de la organización, María José Caballero, presentó un informe contra este proyecto que promueven los gobiernos regional y canario, cuya financiación por la UE depende de la resolución de diversos recursos ecologistas. Caballero dijo que de momento las obras no han empezado, porque la segunda licitación del puerto ha sido revocada la semana pasada por el Ministerio de Fomento, mientras que siguen abiertos en la Comisión Europea los recursos de los grupos ecologistas. "Es difícil encontrar un proyecto tan mal ubicado" y que sea "tan incoherente y carente de lógica", afirmó la representante ecologista, quien acusó a sus promotores de justificar la obra en mentiras.

Subrayó que "las instituciones europeas han sido las únicas que se han preocupado por cumplir la legalidad ambiental" en este caso, al vulnerar el proyecto la Directiva Hábitat, señaló.

Recordó que Greenpeace denunció por presunta prevaricación a la viceconsejera de Medio Ambiente canaria, Milagros Luis Brito, al ocultar supuestamente informes de su departamento contra la obra, caso admitido a trámite en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Además, afirmó, la declaración de impacto ambiental finalmente aprobada por el Ministerio de Medio Ambiente no se sostiene, no tiene rigor y está basada en argumentaciones falsas.

"En vez de defender con orgullo los valores naturales de Tenerife, las administraciones tratan de minimizarlos", a la vez que se inventan argumentos para justificar una obra innecesaria, señaló.

Fuente: Diario de Avisos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres