Blogia
Lazos Rotos

Icod de los Vinos. Política y sociedad.

El Ayuntamiento de Icod de los Vinos ha ido perdiendo, poco a poco, gracias a los partidos políticos con presencia en el municipio, la capacidad de representación democrática nacida de la voluntad popular expresada cada cuatro años en las urnas.

Nuestro Ayuntamiento se ha convertido en un lugar donde priman fundamentalmente intereses partidistas, intereses en el reparto de las cuotas de poder, donde predomina más la permanencia en el poder que los intereses de la ciudadanía.

En este Ayuntamiento los plenos se han convertido en aburridos y anodinos campos de batalla, donde el ciudadano no se siente representado, donde siempre se sabe quien es el ganador. Donde se prohíbe a medios informativos su presencia, donde la ley del rodillo de la mayoría absoluta desprecia las aportaciones de la oposición, en definitiva donde la oposición está de mera ”oyente”.

Nuestro Ayuntamiento -11 concejales Partido Socialista (PSOE), 9 Coalición Canaria (CC) y 1 Partido Popular (PP)-, se ha convertido en definitiva en una institución políticamente “privatizada” y “sectaria”, alejada profundamente del interés común de los ciudadanos icodenses.

Los partidos políticos en Icod de los Vinos han intentado a lo largo de todos estos años crear una sociedad sumisa, aletargada, indiferente y cobarde. Pero los dislates que las distintas corporaciones municipales han cometido durante las últimas legislaturas, han despertado la conciencia crítica y combativa de los icodenses. Un ejemplo palpable de esto lo tenemos en las últimas movilizaciones populares llevadas a cabo en nuestro municipio, incluso de sectores sociales tradicionalmente “cercanos” al partido que ostenta la mayoría absoluta en nuestro municipio. Sectores que han perdido el miedo, que se han auto-organizado, que han decidido abandonar el silencio doloso y optar por la auto-defensa pacifica y responsable de sus derechos, de su entorno, de su salud, en definitiva por la defensa del futuro de sus hijos, y por qué no, también de su presente.

Icod necesita personas honradas y responsables, que su vocación sea el servicio a la comunidad y no servirse de ella, en las que el diálogo, el respeto a la diferencia, a las minorías, la defensa de nuestro entorno, sea su fin principal.

En Icod vivimos una nueva realidad, aunque los políticos locales la obvien, donde centenares, miles de personas: trabajadores, parados, inmigrantes, mujeres, ancianos y jóvenes no tienen ninguna posibilidad de participar en la vida política y social, salvo que lo exijan organizándose y movilizándose responsablemente.

En este entramado de oscuros intereses -como por ejemplo, los diferentes intereses del sector de la construcción que convierten en demasiadas ocasiones a las instituciones locales en meras correas de transmisión de sus intereses corporativos- el ciudadano icodense no tiene un lugar claro donde exponer sus preocupaciones, sus problemas, en condiciones de igualdad. Los políticos locales nos han acostumbrado, obligado, a que sólo tengamos voz si pertenecemos a alguna familia política afín, originando así situaciones de nepotismo, partidismo, sectarismo y clientelismo. Los políticos, con sus prácticas, están arrebatando a los ciudadanos las esperanzas e ilusiones que depositaron en la constitución de los primeros ayuntamientos democráticos, después de cuarenta años de oscurantismo.

Icod de los Vinos, un municipio con 24.000 habitantes situado en el noroeste de la isla de Tenerife, que paulatinamente ha ido perdiendo importancia como zona de referencia en la comarca, convirtiéndose en un municipio hipotecado en mano de la clase política, al mismo tiempo que la burguesía local no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, a los cambios sociales, impidiendo así su desarrollo comercial. Eso sí, auto-compadeciéndose continuamente y responsabilizando a “otros” de su falta de iniciativa y visión de futuro.

Artículo de opinión de la redacción de Lazos Rotos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

A Icod le falta "oxígeno" democrático y renovador desde hace mucho tiempo, totalmente en el clavo el artículo: "nepotismo, partidismo, sectarismo y clientelismo".
No hay nadie que pueda rechistar, la oposición o el movimiento ciudadano está totalmente muerto, temerosa de que los señalen. Realmente no ha habido renovación en la corporación pues lo nuevos, al ser del mismo partido "han metido la basura debajo de la cama" y han tapado los disparates cometidos desde que hay democracia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres