Blogia
Lazos Rotos

'El Día' sitúa a uno de cada tres canarios en la 'miseria, malviviendo entre ratas y basuras'.

Foros ciudadanos / Foro Ciudadano Contra la Incineración de Residuos.- Teníamos datos de que la cosa estaba jodida, algunos datos hay de Cáritas y demás, o de las dificultades de muchas familias para llegar a fin de mes. Pero los números que ofrece hoy el editorial de El Día, francamente, nos han dejado hablando solos. Y se pregunta uno que, si esta es la situación en la que nos encontramos, qué hace un medio como ese, tan influyente, recaudando fondos para reconstruir el Obispado o preocupado por cambiarle el nombre a Gran Canaria, por la fusión Santa Cruz-Laguna, por las pintadas en las calles y jamás, que nosotros recordemos, les hemos visto editorializar sobre esta 'realidad' que nos situaría en unas condiciones de vida que nunca se habían visto por aquí, ni cuando nuestros padres y nuestros abuelos tuvieron que coger las pateras para mandarse a mudar. Porque gente viviendo entre ratas y basura... las hay, afortunadamente pocas, aunque 'El Día' nunca se ha ocupado de ellas más que para hacer chistes vergonzosos.

'El Día' se está escabullendo, sin disculparse antes, del lenguaje racista y xenófobo de las últimas semanas, auténticamente nazi y que rayaba lo delictivo, para instalarse en otra postura más propia del populismo fascista de personajes con cierto éxito en Europa, como es el caso de Jean-Marie Le Pen. Se trata de un discurso que también vende mucho y que consiste, esencialmente, en culpar al inmigrante de la pobreza, de la falta de empleo, de la mala atención sanitaria o de los problemas de la educación. La coña la han cogido con los gastos que hace el Gobierno para mantener a los menores inmigrantes que deben ser los mismos, alguien debería aclararlo, que los que se afrontan para atender a los centenares de menores en situación de desamparo que tenemos aquí también, por desgracia.

Hay quien dice que son dos personajes, que también arribaron a Canarias no hace tanto 'a hacer las américas' -aunque no en cayucos ni con la piel demasiado oscura-, los que están inspirando esta línea editorial del periódico, que por lo visto les ha hecho aumentar las ventas, que se alimenta de fomentar el odio entre los canarios desde hace años pero que, últimamente, ha aprovechado la llegada de cayucos para arremeter con este despreciable discurso racista y xenófobo. A uno de estos subdirectores le oíamos, con su acento godo propiamente dicho, hacer popular el chiste de los cayucos en Radio El Día, en directo: '¿Sabes por qué los cayucos llegan a diferentes sitios de la costa de Tenerife? Pues si vienen hambrientos se van a Las Galletas, si vienen con frío se van a Los Abrigos y si son creyentes se van a Los Cristianos. Pero si son maricones se van a Las Palmas'. Así lo contaron, la mitad Pepe Moreno, director de Radio El Día, y un tal Catalán mientras se tronchaban de la risa.

Y la manifestación del domingo pasado no iba dirigida contra 'El Día', en ese titular seguramente también se haya pasado alguien, pero sí es cierto que cuando pasamos por la puerta de esa empresa mostramos un claro rechazo a que alguien pretenda vender más periódicos a costa de la miseria humana. Y de seguir las cosas así no cabe duda que los de siempre, mientras los irresponsables políticos miran para otro lado porque no les interesa meterse con este monstruo, tendremos que volver, con todos los permisos, a la puerta de esa empresa editorial a decirles que se vayan con sus arengas racistas, xenófobas y contra hermanos nuestros a tomar viento fresco. Que para eso somos una minoría cada día más orgullosa de serlo dentro de tanta mierda. Y no nos referimos a esas ratas y a esa basura entre la que dice El Día que dormimos casi todos. Es algo mucho peor que eso: Fascismo cada día más auténtico.

Por cierto, que el Peytaví arremetía hace un par de días contra los trabajadores de 'El Día' que no comparten esta vergonzosa línea editorial, que afortunadamente son todavía mayoría. Lo más bonito que los llamaba es 'bellacos' que, según el RAE, se trata de un tipo 'malo, pícaro o ruin'. Aunque en México también significa 'caballería difícil de gobernar'. El Peytaví éste es el que ha dicho, entre otras lindeces, que el que quiera defender los derechos de los menores inmigrantes 'que los meta en su casa'. Te cagas.

Si desea ampliar la información y acceder a los enlaces e imágenes que acompañan a este artículo, toda la información se encuentra disponible haciendo clic aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres