Blogia
Lazos Rotos

Nadie quiere las jaulas marinas pero se extienden como una mancha de aceite.

Foros ciudadanos / Foro Ciudadano Contra la Incineración de Residuos.- Ni pescadores, ni vecinos, ni ecologistas, ni ayuntamientos (al menos de cara a la galería)... todo el mundo rechaza la instalación indiscriminada de jaulas marinas en el mar, para la producción de pescado en cautividad. Sin embargo este floreciente negocio, en manos de los cuatro piratas de siempre, se extiende como una mancha de aceite por todas nuestras costas sin que nadie ponga coto al enriquecimiento fácil de unos cuantos -algunos de ellos uno no entiende para qué quieren enriquecerse más- a costa de lo poquito que va quedando de nuestros ecosistemas marinos.

Y es que la producción industrial de pescado es, evidentemente, una necesidad incuestionable en los tiempos que corren, pero lo que ya no es una necesidad, sino más bien una cacicada, es que por ahorrarse los cuatros -y a fin de disparar los beneficios económicos inmediatos- cuatro listos pretendan rodearnos literalmente de estas industrial altamente contaminantes por no invertir en polígonos en tierra, donde todos estos efectos negativos se pueden controlar casi al cien por cien.

El principal problema, o uno de los más importantes, tiene que ver con la brutal generación de residuos procedentes de tanto de los piensos como de los propios excrementos del pescado y, como es lógico, los listos de turno han pensado que es nuestra estrechita plataforma costera el lugar adecuado para lanzar toda esta mierda al fondo sin coste alguno. ¿Para qué tener en cuenta que eso supone que todo atisbo de vida marina existente en el fondo desaparece irremediablemente cubierta de mierda? Estos mal llamados empresarios, de los de 'pan para hoy y hambre para mañana' no son exactamente los responsables. Como es lógico debería haber unas administraciones públicas que no supeditasen el interés general o nuestro medio ambiente a los intereses de los cuatro listos de turno, pero todos sabemos que no hay nada más parecido a pedirle peras al olmo que el intentar pedirle a nuestra corrompida clase política que actúen bajo este elemental principio democrático.

Así están las cosas, después de Santiago del Teide, de Guía de Isora, de Adeje, de Arona, de Santa Cruz... ahora ha llegado el turno a Candelaria y, como en casi todos esos lugares, el ayuntamiento ha jugado al jueguito de oponerse, para no enfrentarse a pescadores y demás, pero sin mover un sólo dedo para parar este crimen ambiental totalmente injustificable.

Recientemente la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria ha obtenido un premio a nivel estatal por su proyecto de desarrollo sostenible, donde se incluyen polígonos para la cría industrial de pescado con destino al consumo humano. Todos esos polígonos propuestos tienen una sola característica en común: Todos van en tierra, porque se pueden controlar todos los impactos ambientales que en el mar provocan auténticos desastres. Y no es que vayamos, a estas alturas, a pedirle a Ricardo Melchior que tome ejemplo de nadie -él en realidad se las sabe todas- pero también estamos en nuestra libertad de decir que aquí lo que hay es, además de un impresionante olor a podrido y a pelotazo, unas dosis de poca vergüenza descomunales a nuestro modo de ver, que no es que seamos los depositarios de la verdad. Lo que no nos sorprende en absoluto tampoco. Que todo hay que decirlo.

Si desea ampliar la información y acceder a los enlaces e imágenes que acompañan a este artículo, toda la información se encuentra disponible haciendo clic aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres