Blogia
Lazos Rotos

Las fotos que nos borró la policía del PSOE.

Foros ciudadanos / Foro Ciudadano Contra la Incineración de Residuos.- En la tarde de este jueves los trillizos que gobiernan el Ayuntamiento de La Laguna, junto con militares y algún que otro cura, recorrieron la calle del Agua, en el casco de La Laguna, portando el trapo que rememora la conquista de Canarias. Pa que te jodas.

Francamente pasé, junto con un amigo, a ver el ambiente porque por la noche había que ir también a la manifestación contra la ocupación de El Líbano por el ejército de Israel y contra la situación de exterminio al que está sometido el pueblo palestino. Que, tal y como están las cosas, nos parecía prioritario apoyar la protesta contra ese genocidio. Al fin y la cabo el otro, el nuestro, ocurrió hace 500 años.

Pero cuando contemplamos la violencia con la que la policía del PSOE se ensañaba con algunos jóvenes amigos de Azarug, que intentaban manifestar pacíficamente -como siempre- su protesta contra aquel acto indigno para cualquier pueblo que se precie, no nos quedó más remedio que perdernos la manifestación de Santa Cruz y dedicarnos a tomar imágenes del auténtico estado de sitio al que se había sometido la policía a la ciudad de Aguere, impidiendo el tránsito de todo el mundo a las inmediaciones de la calle del Agua.

Pero por lo que nunca habíamos pasado, ni pensábamos pasar a estas alturas de la muerte del Generalísimo, fue por la agresión injustificable a la que me sometieron cinco policías nacionales, alguno de ellos totalmente desfigurado que, alegando que le había hecho una foto directa me arrinconaron, me identificaron y me obligaron a mostrarle las últimas fotos que había hecho. Yo les advertía que no tenía ninguna foto directa de ningún policía y que si eso fuese así podría tratarse de un delito y que lo que correspondía es que me detuviesen.

Pero no, ellos estaban empeñados en ver las fotos, cosa que yo no suelo hacer en la cámara y no estoy muy práctico, ante lo que se desesperaban hasta el punto que pretendieron retirarme la cámara, a lo que me negué. Pero entre una cosa y la otra, un 'sin ver las cosas' comenzó a borrar las últimas fotos apretando como un loco el botón de la papelera. El hombre, mientras yo le pedía insistentemente que no hiciera eso, se dedicaba a llamarme ignorante por no saber utilizar mi cámara, cosa que es verdad. Ahora, la ignorancia de estos individuos, de comportamiento salvaje en ocasiones, pasa de castaño oscuro desde el momento en que no entienden que las fotos digitales borradas se pueden recuperar con un sencillo programita. Se tarda un rato, pero se recuperan tal cual.

Yo no hacía más que pedirles su número de placa, para si procedía alguna queja o demás por aquel vergonzoso comportamiento: 'Si tiene algún problema váyase al juzgado' que mi identificación es el símbolo de la policía -me contestaban a coro-. Acojonante. Eso no me lo hicieron sólo a mí, sino a las decenas de compañeros que identificaban simplemente por estar allí.

¿Pero por qué aquella obsesión por borrar mis últimas fotos? Unas quince me limpiaron esos sin-verguenzas descarados y se correspondían con la escena completa en la que un ciudadano agresivo, que defendía la procesión del puto pendón, gritó 'hijos de puta' delante de mis narices y salió corriendo hacia un señor que gritaba contra el pendón, entre la mayoría de los ciudadanos que hacían lo mismo, y le increpó por lo que hacía -justo al lado del policía que luego dirigió la operación para borrarme las fotos- dándole un empujón que estuvo a punto de mandarlo al suelo.

El agredido se dirigió de inmediato al policía que tenía a un metro de distancia que le contestó que si tenía algún problema pues que fuese al juzgado. Claro que yo, al observar aquello me acerqué al ciudadano agredido para ofrecerle el material gráfico, manifestándome su indignación por la no intervención de la policía ante un señor que se le acercó para increparle y para agredirle.

Y debe ser ese hecho, que el policía vio cómo me le ofrecí a un ciudadano al que él denegó el auxilio al que está obligado por Ley, que le sacó de los nervios y vinieron a por mi cámara que estaba llena de unas doscientas fotos, que había hecho toda la tarde entre la policía sin ningún problema, pero de las que sólo me borraron la escena que reproducimos más abajo.

Para ser la primera vez, he de decirlo para los amigos que me han llamado y mandado correos puesto que me han oído por Radio San Borondón bastante desencajado, no me encuentro nada nervioso. Alucinado, incrédulo... todas esas cosas sí, desde luego, porque jamás he tenido problemas con la policía que parece haberse 'animado' con la llegada del PSOE al poder. A mi, de todas formas, no me extraña para nada si tenemos en cuenta que está dirigida por José Segura y que, como asesor, tiene a Domingo Medina. Antidemócratas donde los haya.

Sí me preocupa, no por mí sino porque uno tiene familia, que unos señores que en ese momento parecían auténticos desequilibrados, me han tomado todos mis datos personales incluida mi dirección y demás y, francamente, no me hace la más mínima gracia que uno de estos descerebrados pueda llevar a cabo cualquier barbaridad que hubiesen hecho allí si no fuese porque estaban rodeados de gente por todos lados. Me preocupa eso y me preocupa, sobre todo, que José Segura vaya a hacer algo por advertir a estos belillos de que se anden con ojo. Más bien lo veo en el papel contrario, después de ver el numerito que montó esta tarde en La Laguna, un estado de sitio en toda regla para proteger el puto trapo de unos ciudadanos, que habrán gritado y habrán hecho de todo en defensa de sus ideas, pero que jamás, nunca, han utilizado la violencia.

Si desea acceder a las imágenes que se citan en este artículo haga clic aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres