Blogia
Lazos Rotos

La Autopista Exterior, un proyecto de dudosa utilidad.

Manuel de la Rosa Hernández / Artículos de opinión.- La autopista exterior es parte de un viario del área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife contemplado en un plan especial diseñado al efecto y que incluye además la construcción de otras varias autovías como la tercera fase de la vía de Ronda, la vía de Cornisa entre el puerto de Santa Cruz y La Laguna por el barranco de Santos, etc . La autopista exterior viene recogida en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT). Esta integrada a su vez en de los planes generales urbanísticos (PGOU) tanto de La Laguna como en el de Santa Cruz de Tenerife, dentro de lo que se considera vías estructurantes.

Esta autopista exterior se pretende construir entre Guamasa y Acorán, pasando por Los Baldíos, Centenero, Llano del Moro, El Sobradillo, El Tablero, El Chorrillo, entre otros barrios. Esta autopista tendrá cerca de veinte kilómetros y tendrá un coste estimado de 76´82 millones de euros. Se tendrían que expropiar por parte del gobierno canario un total de 110 construcciones y unas 700 fincas particulares con un costo de 32 millones de euros.

El trazado de esta autopista tendría tres carriles para cada sentido de la circulación, que llegaría a cuatro en algunos tramos. Contaría con una vía de servicio, enlaces a distinto nivel y áreas ajardinadas a ambos lados. Con todo ello la sección de terreno que ocupa puede llegar a ser de un centenar o más de metros. Esto explica el rechazo que ha tenido esta obra. Máxime si cada día más la ciudadanía es conciente de que muchas de las infraestructuras puesta en marcha en la isla no responden a demandas de la colectividad. El colegio de arquitectos en un informe se refería al proyecto de la Autopista exterior como un proyecto de dudosa utilidad social.

Con esta vía se pretende conformar el cierre del “anillo insular”, entendido como un circuito cerrado de autopistas que circunvalaría la isla, en este caso por el área metropolitana, junto con el cierre del anillo insular del noroeste de la isla , que ambos trazados completarían. En todo caso hay que denunciar que se pretende crear una autopista nueva de enlace de la del Norte y la del sur cuando la actualmente existente que va de las Chumberas a Santa María del Mar no llega a cubrir apenas el 40 % de sus posibilidades. Esto es un derroche injustificado de dinero, cuando además en su trazado la nueva autopista vendría a salir a menos de un kilómetro más allá de donde lo hace el citado enlace norte-sur. Tampoco se presentan los estudios de movilidad del tráfico que justifiquen esta obra.

El objetivo central de esta autopista está relacionada directamente con la construcción del Puerto en Granadilla y con la derivación del puerto y ciudad de Santa Cruz prioritariamente hacia el turismo. En torno a la autopista exterior se quiere establecer una serie de polígonos industriales, a pesar de que los actualmente existentes están a la mitad de su ocupación. Es más lo que se puede prever es la intención de ir cambiando en estos su uso actual, como es el caso del Polígono del Chorrillo, que en el avance del PGOU de Santa Cruz aparece como zona residencial y de aprobarse así muchas de las industrias allí ubicadas se tendrían que trasladar al Polígono Industrial de Granadilla o cerrar.

Pero además, esta autopista permitirá revalorizar amplias bolsas de suelo en el suroeste de Santa Cruz (aquella zona que en 1972 cedió el Ayuntamiento de El Rosario a su homólogo capitalino), el área Geneto-Baldíos en La Laguna y el municipio de El Rosario con amplias zonas rurales. Este territorio representa un objetivo apetitoso para la especulación y los especuladores. Son muchas las maniobras que se vienen denunciando en tal sentido. Recientemente una empresa dedicada a la construcción, Doralejos SL, aparece como propietaria de unas 12 parcelas en una zona actualmente rústica de El Rosario, junto a la montaña de Carbonero.

Las dos movilizaciones multitudianarias contra el puerto de Granadilla de los dos últimos años tuvieron entre sus lemas centrales el rechazo a la autopista exterior. Esta decisión acertada permitió ir más allá del rechazo puntual a tal o cual obra de infraestructura y presentar un rechazo global al actual modelo de desarrollo impuesto al pueblo canario. Un modelo que propicia una mayor dependencia y que lleva a un aumento de la pobreza, de la explotación y de la destrucción de la naturaleza.

Hoy, como ayer, unir el rechazo al puerto de Granadilla, la defensa del puerto de Santa Cruz y el rechazo a la Autopista exterior debe ser parte de una misma batalla en estos momentos.

Manuel de la Rosa Hernández

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres